Pepe «El Boleco» inundó de aplausos la Peña Flamenca de Baena en otra noche mágica de cante y arte

27 · Ene · 2020 | Cultura, Noticias extra, Noticias portada, Portada

El pasado sábado, la Peña Flamenca Baenense acogió la actuación del cantaor Pepe «El Boleco». El jovencísimo artista, natural de La Puebla de Cazalla, supo satisfacer a los presentes con su repertorio de fandangos, acompañado a la guitarra por el maestro Antonio García.

El pasado sábado la Peña Flamenca Baenense volvía a deleitarnos con otra noche de cante y arte, de esas, que siguen haciendo más grandes la magia del lugar y el compromiso latente de Baena con nuestra cultura. 

 

A las 21:00 horas de la noche daba comienzo la actuación, que ya contaba con un lleno absoluto desde el inicio. Francisco Remache, secretario de la Peña Flamenca Baenense, daba la bienvenida a los asistentes, autoridades locales, y como no, a los presidentes de otras peñas flamencas, como las de Cabra, Doña Mencía o Nueva Carteya, que no quisieron perderse la cita.

 

El responsable de dicha expectación fue el cantaor Pepe "El Bolenco". Este jovencísimo icono, llegó a Baena para confirmar su enorme valía y un peculiar estilo que aúna la voz de un adolescente y la entrega radical de un cantaor experimentado. A sus 18 años, ya ha actuado en festivales como el de Guillena, Torremolinos o Alcobendas. Con un estilo propio, asimila los conceptos de aquellos tarantos y fandangos de "Chocolate", por un lado, y el talento seguiriyeros de "Agujetas" por otro.

 

La actuación convenció a todos los asistentes, que pudieron comprobar de primera mano el arranque por fandangos de " El Boleco", acompañado a la guitarra por el maestro Antonio García, que hizo de director musical durante la noche. El artista morisco, pidió cantar sin micrófono para evitar alteraciones en el tono de su voz, y a partir de ahí, el acercamiento con el público fue más notable, viéndose el artista más cómodo y atreviéndose a cantar por seguiriyas, lo que levantó numerosos aplausos para disfrute de todos los presentes.

 

Por último, destacar la actitud de un público agradecido, que dio numerosas muestras de calor a la entrega del artista y supo manifestar un clima agradable que invitaba a una noche de flamenco como la que pudimos contemplar.