El proyecto Agri-Urban analiza un acuerdo entre hortelanos y restaurantes para el uso de productos de temporada

26 · May · 2016 | Actualidad, Agricultura y Caminos

El proyecto europeo Agri-Urban celebró ayer tarde una nueva actividad en Baena con una reunión abierta entre productores de la huerta y empresarios del sector de la restauración para crear un canal de comercialización sin intermediarios que garantice el abastecimiento de productos frescos de temporada y genere dinamismo para la agricultura y economía locales.

El proyecto europeo Agri-Urban celebró ayer tarde una nueva actividad en Baena con una reunión abierta entre productores de la huerta y empresarios del sector de la restauración para crear un canal de comercialización sin intermediarios que garantice el abastecimiento de productos frescos de temporada y genere dinamismo para la agricultura y economía locales.

Según explicaba durante la reunión el alcalde, Jesús Rojano, el objetivo es conseguir un acuerdo para que sean los propios hortelanos de las vegas del Marbella y el Guadajoz los que suministren los productos frescos a los restaurantes de la ciudad. A su juicio, eso permitiría poner en valor buena parte de nuestro territorio y ahorrar costes con una venta directa sin intermediarios que encarezcan el producto.

En este sentido, Rojano apuntó que en las últimas semanas se han mantenido reuniones con hortelanos y empresas del sector de la restauración con la idea de que cualquier familia de Baena y Albendín pueda acceder directamente a estos productos, algo que garantizaría el futuro de la agricultura y generaría empleo y marca propia en torno al cultivo de calidad.

Para cumplir con este plan, el alcalde, que destacó la "diferencia abismal" entre los productos de temporada y aquellos otros de invernadero, explicó que si los 65 empresarios que forman la Asociación de Hosteleros y Restaurantes estuvieran dispuestos a adquirir estos productos "supondría tener una clientela fija y un punto de partida muy significativo".

Uno de los ponentes, Miguel Navazo, incidió en la idea de apostar por un modelo productivo más sostenible que sustituya los productos fitosanitarios y plaguicidas por una agricultura ecológica que "cuide nuestra salud y la del planeta". Para ello puso como ejemplo la cooperativa de consumidores Almocafre de Córdoba, que busca vender el producto ecológico al consumidor local con unos precios "bastante aceptables".